Thread

Welcome Anonymous. To post a reply and to enjoy more features, please sign-in first.

Forum closed. No more comments will be accepted on this forum.
PAN PARA HOY, COMBUSTIBLE PARA MAÑANA, HAMBRE PARA SIEMPRE - BREAD FOR TODAY, BIOFUELS FOR TOMORROW, HUNGER FOR EVER [#99]
La explosiva promoción de la soja en los últimos años, de la mano de productores y operadores mediáticos con amplia y agresiva cobertura en los principales medios periodísticos de la Argentina, encuentra ahora un apoyo infernal por parte de los gobiernos del  llamado “primer mundo”, desesperados para cubrir sus cuotas de combustibles para los próximos años. Los esfuerzos por envolver en sus cálculos y especulaciones productivo-comerciales a los gobernantes de nuestros países empobrecidos y dependientes, encuentra en éstos un eco siempre dispuesto a seguir la corriente y la “moda”, y a negar –casi esquizofrénicamente- las necesidades de la población, que no pasa justa-mente por llenar los tanques de combustible, sino de saciar el hambre de millones de ciudadanos pobres y excluidos.
Los representantes locales de la mercadocracia internacional hacen cálculos de próximas ganancias, mientras miman a los periodistas especializados en asuntos de campo para que sigan promoviendo más los cultivo de soja  (transgénica, por supuesto, para asegura mayores rindes y ganancias, sin importar las consecuencias para la salud) produciendo nuevos avances de la frontera agropecuaria y generando cada vez peores conflictos ambientales en la población, especialmente la de pobres recursos económicos y definidamente marginal y excluida, es decir aquella que sobrevive en la zona rural con sus pequeñas chacras, pero que carece de un grado de instrucción mínimo; con poco o nulo acceso a los bienes culturales (educación, salud, recreación) y que debe enfrentar diariamente los impactos ambientales producidos por la tala del bosque, la potencial desertificación, que se afianza de manera proporcional a la incorporación de tierras para cultivos intensivos y lo decididamente criminal,  la lluvia de glifosato y otros agrotóxicos para abonar, proteger, prevenir y envenenar los cultivos (y por deriva, la gente)
En un artículo publicado por “Norte”, de Resistencia, el 16 de enero de 2006, y citando a “La Nación” del día anterior, se dice desde el título, que “el negocio agropecuario está terminando con los pequeños productores” en las provincias del Chaco y Santiago del Estero y que por eso “alemanes aconsejan suspender por dos años los desmontes”. Se trata de  una de las tantas denuncias que publican los diarios locales sobre este fenómeno que parece imparable, de extender la superficie de cultivo de soja –preferentemente- con lo que se sentencia a esos lugares magníficos, ricos en biodiversidad de nuestro subtrópico, a transformarse en pocos años en páramos, cuando las grandes empresas que compran los campos decidan que la inversión ya no genera las ganancias previstas.
En estas zonas del Nordeste y del Litoral argentino tuvimos experiencias  parecidas un siglo atrás, con la tristemente célebre “La Forestal”, y el grupo de los “cardenales”, como se llamaba a la policía privada que tenía la empresa para sofocar cualquier intento de reclamos sociales por parte de sus empleados. Esto sucede ya en Santiago del Estero, para auyentar a los antiguos pobladores de los campos e instalar megaemprendimientos productivos En 1998, el empresario Eurnekian hizo millonarias inversiones en el Chaco, actuando a contramano de reglamentaciones vigentes y quemando el producto del desmonte total realizado. Una Ingeniera Agrónoma que a la sazón era Directora de Bosques de la provincia del Chaco, fue reemplazada en su cargo solamente porque insistió en cobrar la multa  que le correspondía al empresario, quien desde entonces (y actualmente sigue, porque el gobierno nacional le renovó el contrato a pesar de graves denuncias en contra) maneja todos los aeropuertos argentinos. Un “buen” premio para quien fue acusado, en su momento, de emplear mano de obra esclava boliviana y quien hoy, asociado a capitales chinos, ya está anunciando instalar destilerías de biocombustible en el Chaco. ¿Quién controlará todo esto?
Como dice otro artículo de “Norte” del 17 de enero de 2007, estos movimientos sobre el tablero de las especulaciones, finanzas y negocios de las multinacionales (en donde los “peones”, como siempre, llevan la peor parte) han determinado que “faltaría trigo para la industria molinera”, lo que en parte se debería a las preferencias de los productores por sembrar soja, pero también a la locura actualmente desatada en torno a la provisión de biocombustibles en el futuro cercano, que ha elevado los precios del mercado, como todos sabemos. Se produciría la paradoja de que el país que antes fue “granero del mundo” (más allá de las ventajas o desventajas que eso nos produjo) tendría que empezar a importa para satisfacer las demandas de las fábricas instaladas en el país.
Como ya está sucediendo con el maíz y la soja, dentro de poco la crisis será generalizada. Por eso es necesario alertar que si no se para la tendencia “minera” actual, será pan para hoy, combustible para mañana y hambre para siempre. Y esto es muy grave porque nos compromete como nación y representa una terrible amputación del futuro, que no podemos permitir.

Jorge Castillo
Presidente de la
FUNDACION AMBIENTE  TOTAL
Resistencia, Chaco
República Argentina
(edited on 2007-03-08 02:38 UTC by M.A. Jorge Castillo)
posted on 2007-03-08 02:36 UTC by M.A. Jorge Castillo, Fundación Ambiente Total
 

  • United Nations
  • United Nations Environment Programme